Atardeciendo en Alaró

            Muere el sol
            Crespón suavemente enrojecido
            Albor de estrellas caminando
            Leve susurro que canta con tristeza
            Un deseo vivo y esperanza muerta.

            El alma se estremece
            Entre sombras de anhelos incompletos.
            La vida renace cuando duerme
            La única muerte en que se vive
            La única vida en que se muere.

            La luna, en el espacio, se sonroja.
            Las Estrellas cortejan a su amante
            Amantes sometidos a su diosa
            Amante, estrellas, diosa,
            Vigilando
            La tarde silenciosa.

            Y en su claustro infinito,
            Solitario,
            Claustro de estrellas bordado,
            Nacen los eternos sueños
            En enrojecido manto
            Nacen suspiros amados
            Nace esperanza y misterio
            Y en este, mi atardecer,
            Esperando las tinieblas
            Surgen de negros infiernos
            Los dolores de las guerras.

            Se oscurece el firmamento
            Los astros nos van guiñando
            La luna ilumina plena
            El mundo sigue rodando
            …..La noche cubre la tierra.

<< Índice de Poemas >>