Los Políticos y la Pasta

Los partidos que presumen
De su hermosa democracia
Y gritan a boca-llena
La igualdad, con la palabra,
Con los hechos son distintos
Cuando se les toca el alma
Pues es obvio que la tienen
Escondida en la “buchaca”

Vamos a estudiar con calma
Cuanto se lleva la Iglesia
Del total de nuestra tarta.

Se preguntan sigilosos
La Izquierda de la gran Casta
Que dicen los de Podemos
Lo son todos, menos ellos,
Aunque ya han sacado entradas.

¡Una cantidad enorme!,
¡un pastón!, ¡una montaña!,
para cuidar cuatro iglesias
y abrirlas por la mañana.

Propondremos que las pague
--Estamos en democracia--
el pueblo cuando rellene
las hojas de las ganancias.

-Pondremos una casilla
y le daremos la parte
que firmen los feligreses
así no podrán quejarse.


-Buena idea, un buen gesto,
es un acto edificante
gritó un joven concejal
que era ajeno a los tunantes.

-Aplicaremos lo mismo
de este año en adelante.
Pondremos otras casillas
de las que hablábamos antes
a nombre de los partidos
que cobrarán, cual la Iglesia,
de sus propios militantes.


Todo se quedó en silencio
el pacto, quedó cesante
los políticos, callaron
podía cortarse el aire.

No es lo mismo, concejal,
Ser politico que fraile
ellos trabajan por dios
lo que no es cosa importante,
Y nosotros por la patria
de la que somos amantes
y, como debe saberse,
con grandes necesidades.
La dirección del pais
es un trabajo incesante.


¡Cerrad el pico, por dios!,
Dijo, de nuevo, el infante
Que el pueblo, al final, sabrá,
Y acabaréis como el Dante
Bajando al décimo infierno
Por vuestro abuso infamante.
Y, allí, sabed que os darán
Por donde escuece el picante
-No me toméis por grosero,
No quiero ofender a nadie-
es lo que utiliza el pueblo
de forma más insultante.

MORALEJA
La politica y la iglesia
no pueden trabajar juntas
Una lo hace por amor
Y los otros por algunas.(1)


1.- Aclaración.- Por si algún político no lo entiende, la palabra “algunas” sustituye al nombre que se les da a las mujeres que trabajan en un burdel.
2.- +Aclaración: Por si alguno sigue sin entenderlo.
Burdel, es lo que vulgarmente se llama casa de putas.


<< Índice de sátiras>