A mi nieto Alberto

                        Sintiendo caer la lluvia
                        Sueña el terreno poroso
                        Que no hay nada más hermoso
                        Que el llenado de sus vías.

                        Igualmente se adivina
                        La capacidad de gozo
                        Del joven voluntarioso
                        Que sabe encauzar su vida.

                        Pues nunca sentirá envidia
                        Siempre el triunfo será propio
                        Y el fracaso lo domina

                        Sin pensar en los abrojos
                        Pues con valor se sublima
                        El trance más doloroso.

<< Índice de Poemas >>