Hay un canto

                        Hay un canto de misterio cuando pasas
                        Envuelta en los aromas de mil flores
                        Cimbreante tu cintura, sin rubores,
                        Y brillando tus ojos de esmeralda

                        Hay un canto de duda y de esperanza
                        Al requiebro de tu cuerpo y que me ignores
                        Cuando sueño que hay noches con dos soles
                        Y me miras a la luz de la mañana

                        Hay un canto de amor, llegado el alba,
                        En tu entrega amorosa, sin temores,
                        Fundidos nuestros cuerpos en un alma.

                        Hay un canto de muerte que me espanta
                        Si viera terminar nuestras pasiones
                        Naufragando en un mar de eterna calma.


<< Índice de Poemas >>