Castilla

            Pensando, al caer el día,
            El alma se me estremece
            Oyendo doblar a muerte
            Las campanas de la ermita

            Está muriendo Castilla
            Entre los rezos solemnes
            De viejos frailes castrenses
            De brujas y de adivinas

            Están ahogadas sus mentes
            En sus grandezas antiguas
            En sus blasones inertes

            Y los viejos feligreses
            Lloran al ver su Castilla
            Sin nuevos amaneceres

<< Índice de Poemas >>