Menorca y Yo (Cala Pregonda)


Arrullado en el aroma de tu ambiente
-caminante entre tus vidas-
me enseñaron tus entrañas virginales
en el cálido sonido de Pregonda
(Rocoso juguete que cedieron
los mares, a tu alma caprichosa)

Los cielos la miran misteriosos
arropada con su manto inmaculado
-purísimo azul en sus cabellos-
y pensando que la noche enamorada
te robara, en el tumulto de las olas,
el fruto de tu parto mas hermoso,
te entregó esculpida en dura roca
-viejas manos enlazadas-
una madre que, al altísimo,
suplica rezadora.

Y los besos que reciben sus arenas
Acalladas con murmullos silenciosos
No son besos
Son las preces  con que reza
La más hermosa Pregonda. 





<< Índice de Poemas >>