Un día se llamó sánchez

Un político engañaba
A sus honrados  votantes
Que afiliados constantes
Creían en su palabra

Y defendiendo lo suyo
Golpeando, puño en alto,
Y olvidándose de España
Estuvo, a esta nación,
A punto de estrangularla.

Dijo con  voz alta y  falsa
El Pueblo ha querido el cambio
Y me han elegido a mi
Que soy grosero, y me alabo,
Y  lo que diga Felipe
Me lo paso por do callo.

Canten la lira y al arpa
Arriba pueblo oprimido
Que va a resurgir España.
No permanezcáis dormidos.
Gritad por calles y plazas
Hoy se ha encendido la luz
Que alumbrará nuestra patria
La dirigirá un tal Sánchez
Sin vergüenza y mucha cara
Que discurrirá por campos
De Castilla y de Navarra,
Por las tierras andaluzas
Por caminos de la Mancha
Haciendo de don Quijote
Y defendiendo su causa

¿De qué causa, vuecencia,
preguntaba Sancho Panza?

No preguntéis, vive dios,
Hay molinos que se alzan
El País, ¡un contradios¡,
Los Iglesia, me desbancan,
Y no hay trigo “pa” moler
Ni harina en nuestras arcas,
Rajoy nos las ha robado
La corrupción sigue en marcha
Y no puedo consentir
Que si yo  dirijo España
Solo quede para mi
El eco de mis  palabras.
¡De mi porvenir hablamos!
¡Esas es la mía causa¡.
Que eres igual que este pueblo
Nuca sabes de qué hablas. 

Perdone, su señoría,
Este pueblo habla en voz baja
Y los torpes, como vos,
No saben ver la navaja
Que afilada por los suyos
Y en Albacete comprada
Van cortando los cordones
Y los ponen de corbata
A lo seres como vos
Que no les importa España.
Ellos, al igual que yo,
Son un poco Sancho Panza
Y Vd. verá  cuando voten
Que saben bien de qué hablan.

Porque vos, grosero Sánchez,
Te quedarás en la nada
Párate por los  caminos
Espérate a ver si pasa
Para pedirle un milagro
A ese dios, que desconoces,
Que hoy,  también, recorre España.

MORALEJA
Dijo bien, ¡el no, es no¡
Pero el ¡no¡de la mañana
Debe cambiarse por ¡si¡
cuando conviene  templanza


<< Índice de Sátiras> >