Sultana

Aspecto de  faraona
Y de oficio,  presidenta
Señora  de  Andalucía
Y de la casta, heredera

La salvadora del sur
La reina de las marismas
La que trabaja a la luz
Del pueblo, al que ilumina
El cante jondo andaluz.

Con esta beatitud
Nos librará del tal Sánchez
-Con su NO, siempre constante-
Y veremos cielo azul
Bendecido por dios padre.

Todos sabemos, por suerte,
Que durante su mandato
Le ha encargado los deberes
Las cuentas y los contratos
Al que sabe de esas cosas
¡Al cristo de los gitanos!

A quien rezan con fervor,
La niña y  los sindicatos
Y   siempre le hablan de  amor
 No vaya a ser que el buen dios
Le suelte un día las manos
Y acabe con el sarao,
Que tienen allí montado 

Hay que poder darse cuenta
Que Dimas, el buen ladrón,
-Unido  a cristo en la cruz
Para pedirle favores-
Allí no se ve  ni al lado
Del cristo de los faroles
Pues le han robado hasta el puesto
Los sindicatos ladrones.

Esta niña fue la ahijada
De grandes benefactores
-Y gloriosos  Presidentes-
Los Chaves y los Griñones.
Y parece que es sabido
Que allí se contagia todo
Menos los malos modales
Y la hermosura del rostro.
Sin que esto quiera decir
Que la haya cogido el toro
Con tarascadas corruptas
Ni cornadas de soborno

Pero que esta salve a España
De la crisis y la quiebra
Es difícil de creer.
Parece muy bullanguera
Claro que, pensando en   Sánchez,
Del PSOE, sirve cualquiera.

MORALEJA

Cante grande y Albaicín
Sevilla y Sierra Morena
Es bella y  hermosa tierra
Pero que vaya a Madrid
No nos merece la pena.