A Dios

¿Donde está la belleza del hombre
Cuando arrastra y le cercenan
Nobles gestos. Y  le impones
Tragedias de eternas  guerras
Vestido de harapos pobres?

¿Donde está la inmortal alma
Que su cuerpo desconoce
Y no puede encontrar calma
Por las dudas que le imponen
El futuro y  la  esperanza?

¿Como exiges lealtad
Si en su  continuo lamento
No encuentra la eternidad.
Y gira su alma dentro
De un mundo de gran maldad?

Hoy el hombre, hecho esperpento,
Mezcla en forma desigual
Realidad y pensamiento
Promesa  espiritual
Y vida de sufrimiento

Y aunque parezca especial
-A tu semejanza hecho-
Es un fraude sempiterno
Pues nunca   le vas a dar
Ni paz en el mundo entero
Ni justicia ni equidad.


<< Índice de Poemas >>