Avaricia

Cada mañana, en aras de su oficio,
Sentado ante un cofre de monedas
Acariciaba y contaba a su manera
Soñando con  los grandes  beneficios

Recorría su mente por mil sitios
Buscando en los negocios la quimera               
La ambición y codicia por  bandera
Mezquindad y vileza su destino

Reducía su mundo  el egoísmo
Su vida era un nido de  miseria
Ni siquiera se ocupaba de sí mismo

Pero la vida es cruel, a su manera,
Vivió pobre, y murió siendo muy rico
Y vacía llevó su faltriquera


<< Índice de Poemas >>