Ira

            Era como el bueno y el malo, cada día.
            Su calma era fugaz, como un suspiro
            Después de la algazara, era el delirio
            Y, puño en alto, a gritos maldecía

            Blasfemaba, con rictus de sonrisa
            Sin respeto, con gesto enardecido
            Era el grito inhumano del herido
            Era un loco de atar con la camisa

            Su carácter de gritos entre risas
            Era de temple calmo y violento
            Como el triste dolor de una desidia

            Era un canto gregoriano de armonía
            Cuando su paz interior iba en aumento
            Pero sin pausa, ni causa, destruía

<< Índice de Poemas >>