Lujuria

            Hablaba de amor con la sonrisa
            De un fauno cornudo, de leyenda,
            Ojos saltones, con media lengua fuera,
            Relamiendo su hocico narcisista

            Era un baboso, impúdico analista,
            En cualquier conversación que mantuviera
            Era un atávico de épocas groseras
            Expresando la más sucia lascivia

            Era un obsceno de verano a primavera
            Un mal conversador, que no razona
            Un corrupto, por causas mujeriegas

            Pornografía, era su mejor quimera
            La virginidad, su pretensión gozosa
            Y el mejor cliente de rameras