Pereza

            Era un vivo atacado de desgana
            Un quiero hacer, que nunca acaecía.
            Era un doctor, cum laude, de desidia
            Un experto profesor de la galbana

            Era un gran esperpento en la mañana
            Ojos cerrados y rictus de sonrisa,
            Gestos cansinos, aspecto de apatía,
            Cuerpo agotado y falto de esperanza.

            Era un tratado de gran gandulería
            Lánguido narrador, mar en bonanza.
            Era un reloj que no se ha puesto al día

            Era un peso muerto que raramente alcanza
            Un lento sin empuje ni armonía
            Vago de mierda, en el decir de España