Soberbia

            Caminaba entre nubes endiosado
            Sin conocer más vida que su mundo
            El presente, y el futuro, siempre suyo.
            De su propio cuerpo enamorado

            Era un dios de los griegos, solapado,
            En el olimpo de eternos inmaduros
            Falaz expresión de un hombre duro
            Presumiendo de estar siempre adorado

            Era la altivez, la arrogancia de altos humos
            Como un globo continuamente hinchado
            Un pavo real, con ínfulas de astuto.

            Despreciaba el porvenir esperanzado
            Pues la vida era él, lleno de orgullo.
            Pero siempre estuvo solo, abandonado.