La Noche

Cubre el silencio  el negror de la noche
Cuando  las mentes reposan tranquilas
Esperando que en algún  nuevo día
El  mundo amanezca sin grandes  reproches

Las estrellas le guiñan a un sol que ilumina
El otro universo que vive emociones
Ajenas  al fin que sugieren  los dioses
Que amparan el alma que siempre medita

La noche es el pozo de malignos goces
Con brujas que vuelan, susurran e invitan
Al placer del cuerpo que siempre corrompe

Es en las tinieblas, oscuras y ocres,
Cuando surgen mundos de gran fantasía
Que  la paz interna jamás los absorbe