A la Muerte

Si te viera venir, cabalgando de frente, 
Provocadora en el silencio de la alcoba
Te guiñaría un ojo y te diría, ahora, 
Estás, al final, como quería  tenerte

Tanto tiempo te esperé, cobardemente,
En amargas noches, suspirando aurora, 
Temeroso al ver que marchitabas rosas
Y Orillabas mi jardín,  amablemente.

Pero, si has venido a buscarme, ten presente, 
Que te espero al alba,  desnudo, sin bolsa , 
Para seguir el camino que estaba en mi mente 


Prepararemos juntos  tus cantos de muerte
Y hablándole  a  un dios en tierras ignotas
De pie, y  cara a cara,  le diré ¡Presente!