LA LEYENDA DE FRANCO RESUCITADO. (Drama en tres actos y una confesión)



                   Acto I
Domingo de Resurrección 
Tres días para que el Cristo
Sorprendiera, con razón, 
A todo el pueblo judío
Al ver que resucitó

El milagro se repite 
Con más enjundia si cabe
Pues el tal Sánchez insiste
Que es el pueblo quien le pide
 Que debe resucitarlo

Y aquel Franco, ya olvidado,
Lo sacarán de su tumba
Y de nuevo cabalgando
Erguido sobre su silla
Verá ensancharse Castilla
Delante de su caballo

¡Que gran milagro, señor!.  
Estuvo, solo,  tres días
El Cristo crucificado
Y Franco,   que bien moría, 
Aguantó cuarenta años.

Y se correrán las voces 
Que Franco ha resucitado
Y las izquierdas del mundo
Lo publicarán temblando 
Pues lenguas de doble filo
Lo han estado calumniando
Diciendo que  el general
Pasó la vida matando.

Empezarán seguidores
A atribuirle milagros
Y sus muchos detractores
Querrán, por siempre, negarlos, 
Y así empezó el cristianismo
Hace más de dos mil años.
Y no debiera extrañarnos
Que el Valle de los Caídos
Fuera, del milagro, inicio,
Pues aquel fue hijo de dios
Y este se creyó divino
Entronado bajo palio
En la misa del Domingo

Sánchez, estúpido Sánchez,
No sabes la que has armado
Se levantarán las tumbas 
De todos los enterrados
Los de un bando y los del otro
Pues siendo todos hermanos
Estás hozando entre huesos
Y los has discriminado
Al resucitar al jefe
Que los había hermanado.

             Acto II
Al cabo de poco tiempo
Con trompetas y timbales
Para exhumar aquel muerto
Se montaron festivales
Y estaba el  ínclito Sánchez
Presente en los funerales

Y cual aquellos zagales
Que removieron  la piedra,
Empezaron a enterarse
Que el nicho estaba vacío
Y un coro de generales
Cantó con ruido de sables
La muerte no es el final
Cuando eres el más grande

Y como era de prever,
Las malas lenguas trajeron, 
Otro nuevo treinta y seis
Pues apareció un cartel
Poco bien intencionado
 -Copiado de aquel Tenorio- 
Que, dicen, que   grabó Franco
Al haber resucitado

"No os podéis quejar de mi
Vosotros a quién maté
Si buena vida os quité
Mejor sepultura os di"

Y aquí, la de dios es cristo,
Podemos  exigirá
Resucitarlos a todos
Pues no podrá consentir
Que Franco salga de allí
En buen coche y sin enojo.

 Y tú,  vengativo Sánchez, 
Ya tienes la guerra armada 
Los cuarteles levantados
La desgracia sobre España,
Y dirás que es el PP
Quien desenvainó la espada

         Acto III
Pasó un día y otro día, 
Un mes y otro mes pasó
Y un año pasado había
Y de Franco se sabía
Que un día resucitó.

Los discípulos de antaño
Rezando por las esquinas
Juran que lo han visto andando
Persiguiendo a los del PSOE
Por haberlo levantado
De su eternidad con dios
Del que siempre fue amado
Y ahora corre por el mundo
Recordando los  milagros
De los muchos que ya hizo
 O que ha estado imaginando.

Y un día que se encontraron 
Le decía Romanones, 
En buen estilo andaluz, 
“Joé”, Francisco, “cojone”,
¡¡  Cómo aguantas esta cruz!!

¿De qué me hablas buen Conde?
La cruz… la de Jesucristo
Pues a mí no me habrás visto
Gozar de mejor salud
Desde que se armó aquel cisco. 

Este Sánchez, tan malvado, 
A mí me ha resucitado.

         Y.UNA CONFESIÓN

Estos del PSOE no aprenden
Al tratarlo con inquina
Que aquel como dictador
Fue más serio y  más prudente
Que Sánchez y su cuadrilla
Que, con Podemos,  pretende,  
Deshacerse del Senado
  
Al estilo  de los Castro
Y Maduro, en Venezuela,
Cosa que nunca hizo aquel
Por muy dictador que fuera. 

Y abusa del Decretazo 
Para quitarle a los Franco
Los derechos que ellos tengan 
-Aunque sean legatarios-
Que legítimos gobiernos
En su tiempo le otorgaron
Aparte lo que  las leyes
Le otorguen como usuarios. 

La propiedad se consigue
Por el paso de los años
Y si el máximo son treinta
Los cuarenta ya han pasado
¿O son de peor condición
 Que todos tus allegados?

Si dictadura se llama 
Abusar de los poderes
Que las leyes no te han dado
¿En qué te diferencias tú
Del tan denostado Franco? 

Lo afirma quien esto firma 
Que  siempre fue antifranquista
          
MORALEJA

Sánchez, por tonto e incauto
Pendenciero y  gran falsario
Pasará un día a la  Historia
Como el payaso de Antaño 
Quiso denigrar a Franco
Y, por poco, lo hace un santo.