De Milagros y otras cosas

            Cuentan que un día, empezando el siglo veinte, el cura de una Iglesia de un pueblo de Castilla, le encargó a un carpintero que cortara uno de los pinos, propiedad de la parroquia, y, con el tronco, le tallara un cristo. Cumplido el encargo, se hizo una fiesta para bendecirlo, con la correspondiente misa. En la homilía, el cura, puso de manifiesto los milagros que haría, junto a las  alabanzas normales que, en tales ocasiones, se proclaman.  Terminada la ceremonia, el carpintero se acercó a la figura del cristo, y, con una medio sonrisa, le dijo:Los milagros que tu hagas que me los claven a mí en la frente.  
            Me ha venido a la mente esta historia, porque he leído  que la Vice Presidenta, ha puesto al “tronco  Sánchez”, a realizar milagros.    
             He oído, con verdadero estupor, a la citada Vice, decir que Sánchez, casi se parece a dios, digo casi, porque dios es uno y trino, y Sánchez, solamente uno y dúo. La citada Vice, asegura, que el tal Sánchez, no ha cambiado de opinión cuando dijo que en Cataluña se había producido  una rebelión, porque el que dice, ahora, que los hechos acaecidos en Cataluña, no fue una rebelión, es el Presidente Sánchez, que, evidentemente, no es la misma persona  que el Sánchez de antaño. Se transfigura, por eso no es un cínico, es una especie de milagro. Debería llamarse,  Diosdado Sánchez.
  ¡No la hay más lista!
            Ello a pesar de ser el del  NO; el que mostró su grosería en el debate con Rajoy; el plagiario e ignorante, al permitir que otros le hicieran, -y, a su vez plagiando- su tesis doctoral; el mentiroso, al ser capaz de decir, que su tesis estaba publicada; al prometer, y no cumplir, la convocatoria  inmediata de elecciones; al decir que utilizaría los presupuestos aprobados por el Gobierno anterior y tratar de modificarlos, en perjuicio de  nuestra economía; el cínico, no queriendo hacer hoy, lo que exigía ayer; el que trata de violentar a los herederos de Franco, negándoles un derecho de propiedad, consagrado por el Art. 33 de la Constitución Española;  el que permite que el Sr. Torra, El Sublime, nos escupa a la cara cada mañana, para seguir gobernando. etc. etc. 
            Dentro de unos días, apoyada en el “uno y dúo Sánchez”, la Vice, nos bendecirá cada mañana,  para que nos parezca razonable que la Ministra de Justicia, Notario Mayor del Reino, participara  y se regodeara en la idea,  de que su contertulio, con el delincuente Garzón, pusiera un puticlub, para que las pupilas pudieran sonsacarles datos  a políticos y potentados, con los que pudieran ser chantajeados; o que la Ministra portavoz, salga cada viernes y, en lugar de comunicarnos lo que ha acordado el Consejo de Ministros,  ataque a los demás partidos; o viendo a nuestro más preciado astronauta, perder la dignidad,  al poner de manifiesto ciertas vergüenzas económicas, que no pudo arrojar en su viaje por el espacio; o nos dirá que el Borrell de la plataforma atacando el independentismo, era la monja Clara transexuada. 
            Y pretenderá hacerlo, creyendo  que somos recién nacidos, que acabamos de llegar a este mundo con la mente “quam tabula rasa”, y que “el tronco Sánchez” florecerá, convirtiendo sus mentiras, milagrosamente, en el Catecismo para memos, que distribuirá gratuitamente, el brillante Gobierno Socialista. 
            Pero, yo,  a pesar de  que la vice piense eso, conozco muy bien al  “tronco”, del que han hecho al cristo.