Empieza el verano

    

Calor aterciopelado
De un astro cercano y tenso 
Cristal de papel opaco
Deslumbrando el universo

Playa de arenas turquesas
Oleaje suave y lento
Pieles morenas y tersas 
Soportando el sufrimiento

Sucios de sol y de arena
Desnudos cuerpos lechosos. 
Ofertándose amorosos
En mercados de promesas. 

Sobre las aguas navegan
Masas de jóvenes viejos
Que invaden sin darse cuenta
Catedrales y conventos
Aparentando prudencia

Son Atila con dinero
Halcones de plumas huecas
Tan duras como el acero. 
Son producto de quimeras
En continuo movimiento. 

 Son almas de acemilero
 Que aterrizan y despegan
 En una estela de viento. 
 Son continuos aguaceros
 Diluviando en su alacena
 Gozos, de poco talento. 

 Son cual almacén pagano
 De drogas, alcohol y sexo
 Bambalinas de escenario
 Novelas, sin argumento
 Tragedia de ópera bufa
  En un teatro de pueblo.

 
Son una traca nocturna

  Con luceros sobre el llano
  Son esperanzas y dudas
  Al comienzo del verano

Cara de una persona con la boca abierta

Descripción generada automáticamente

  Colabora 

Las ventas se destinan  a beneficencia